lunes, 10 de julio de 2017

Y esto es mío


 



La imagen puede contener: 2 personas



Compañera no dejemos que se rompa el lazo
que nos inventamos siendo niños,
 que el tiempo marque en nuestros rostros
la señal de que nada fue en vano.
Compañera huyamos como siempre,
de las etiquetas que marcan las leyes humanas,
 solo los besos, los abrazos
las caricias, las miradas, los hijos,
los pros y los contras, los altibajos
marcan el paso de los años
Compañera sin ti la vida es aburrida,
y la risa es el centro de tu alma,
 perdón por los desagravios,
por los trozos de vida rotos
que luego los recompuso el cariño
Compañera gracias por los sueños cumplidos
y los que quedan por cumplir
porque nos mantienen vivos
 gracias por el deseo
por los besos robados
por el placer de tu cuerpo.
Solo te digo que no hacen falta los números
que testifiquen nuestra unión

solo quiero que el día innombrable
puedan decir mis labios
hasta luego compañera.











miércoles, 5 de julio de 2017

Para Flory, mi compañera y amiga





Si alguien llama a tu puerta, amiga mía,
y algo en tu sangre late y no reposa
y en su tallo de agua, temblorosa,
la fuente es una líquida armonía.

Si alguien llama a tu puerta y todavía
te sobra tiempo para ser hermosa
y cabe todo abril en una rosa
y por la rosa se desangra el día.

Si alguien llama a tu puerta una mañana
sonora de palomas y campanas
y aún crees en el dolor y en la poesía.

Si aún la vida es verdad y el verso existe.
Si alguien llama a tu puerta y estás triste,
abre, que es el amor, amiga mía.




 García Márquez nunca deja de sorprenderme. Encontré este soneto buscando poemas de amor de otros autores y me encontré este bello poema. Por una vez y sin que sirva de precedente no estoy del todo de acuerdo con Gabo, con su contenido en concreto, porque si en algo destaca mi compañera y amiga es que la tristeza en ella no tiene cabida, además de contagiar a los que tiene a su lado. Gracias, no por los veinticinco años, sino por toda la vida...

lunes, 12 de junio de 2017

Me he vuelto a encontrar



Resultado de imagen

De nuestros miedos 
De nuestros miedos
nacen nuestros corajes
y en nuestras dudas
viven nuestras certezas.
Los sueños anuncian
otra realidad posible
y los delirios otra razón.
En los extravíos
nos esperan hallazgos,
porque es preciso perderse
para volver a encontrarse.

                           Eduardo Galeano

  Si algo tiene para mí la literatura, es el poder de reflexión. Un verso, un poema, un capítulo de una novela, un párrafo o una simple línea. Este poema de Galeano tiene ese efecto. el sueño, el delirio, el extravío son la fuerza que nos mantiene vivos. Cierra los ojos, déjate llevar por esa música que te pone los pelos de punta y luego que venga el delirio que venza el miedo. He vuelto a encontrarme. Gracias Galeano.

viernes, 26 de mayo de 2017

Alguien vino en 1999


Resultado de imagen para imagenes de manos de bebes


Perdido
                                             para Héctor

Morder tierra, apartar tierra, escupir tierra para poder tenerte entre mis brazos. Soñar como sueñan los niños, como sueñas tú con una sonrisa cómplice que dices que estás ahí, siempre conmigo.
Hombres verdes, mujeres verdes, mirándote; y una mujer llorándote, mi niño, mi niñito. Comer tierra, tragar tierra y luego tú, escarbando mi corazón de tierra.
Sonrisas, muchas sonrisas, innumerables sonrisas que te esperan, y te dicen, mi niño, mi niñito; y el padre mirándote, yo mirándote entre cabezas extrañas, detrás de las sonrisas que te buscan.
Luego la música que empaña los cristales, la música que vuela por tus sueños y me llena de esperanza, la música de mi niño, mi niñito, para convertirse en tierra que aparto, que vuelco, amaso y destrozo.
Has venido a mi armado con tu fuerza infantil, a buscarme, a sacarme del lago perdido, del bosque oscuro en que se ha convertido mi corazón, has luchado por mí, y me duele no haber sido yo. Has llegado hasta aquí empujando con la fuerza de tu sonrisa, con la convicción  que nos asegura lo que somos, padre e hijo; y no lo duda el aire, ni el mar, no lo duda nadie.
¿Cuánto me has dicho? ¿Cuánto hemos hablado sin palabras? Mi niño, mi niñito,,, por fin he quitado la tierra, la tierra de los ojos, los oídos, la tierra del corazón de tierra, la tierra de tu cuna, de mi cama.
Ahora como risa, bebo risa sueño risa, y espero tu corazón al lado del mío, contagiado de tu risa.


                                                                                                                    Octubre 1999


En 1999 llegó Héctor, junto con Adriana completaron nuestra pequeña familia. Gracias a mi sobrina Raquel que tenía este homenaje que había perdido. Espero que guste.


miércoles, 3 de mayo de 2017

Me gusta, no me gusta


La literatura o los escritores no pueden llevar la etiqueta de quién es mejor como el balón de oro. Lo único que podemos decir es me gusta más o menos. Este poema de Neruda va por María y por nuestros piques en clase, sobre si era mejor García Márquez o Neruda, bendita discusión, ojalá fueran todas así, y no estaríamos hablando de vaguedades.


ME gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.
Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.
Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.
Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.
Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

miércoles, 5 de abril de 2017

Uno de Benedetti

Resultado de imagen para rendirse

No te rindas, Mario Benedetti

No te rindas, aún estás a tiempo 
de alcanzar y comenzar de nuevo, 
aceptar tus sombras, enterrar tus miedos, 
liberar el lastre, retomar el vuelo. 
No te rindas que la vida es eso, 
continuar el viaje, 
perseguir tus sueños, 
destrabar el tiempo, 
correr los escombros y destapar el cielo. 
No te rindas, por favor no cedas, 
aunque el frío queme, 
aunque el miedo muerda, 
aunque el sol se esconda y se calle el viento, 
aún hay fuego en tu alma, 
aún hay vida en tus sueños, 
porque la vida es tuya y tuyo tambien el deseo, 
porque lo has querido y porque te quiero. 
Porque existe el vino y el amor, es cierto, 
porque no hay heridas que no cure el tiempo, 
abrir las puertas quitar los cerrojos, 
abandonar las murallas que te protegieron. 
Vivir la vida y aceptar el reto, 
recuperar la risa, ensayar el canto, 
bajar la guardia y extender las manos, 
desplegar las alas e intentar de nuevo, 
celebrar la vida y retomar los cielos, 
No te rindas por favor no cedas, 
aunque el frío queme, 
aunque el miedo muerda, 
aunque el sol se ponga y se calle el viento, 
aún hay fuego en tu alma, 
aún hay vida en tus sueños, 
porque cada día es un comienzo, 
porque esta es la hora y el mejor momento, 
porque no estás sola, 
porque yo te quiero. 

domingo, 2 de abril de 2017

Gracias a mis actrices



Negro el vestido, blanca ilusión,
luto en las tablas,
risa en las almas.
Andar seguro al escenario,
nervios  que brillan en los labios
sueño cumplido.
Lorca sobrevuela en los cuerpos
en las mentes deja su luna,
su lema en los corazones.
Mujeres que descubren,
que olvidan el miedo
que afrentan el sistema.
Atentado a la incultura,
golpe de estado a la ignorancia
destapando la mentira.
Muchachas que no olvidarán

que pararon el tiempo un día.

jueves, 9 de marzo de 2017

Por ti padre

Resultado de imagen para escritores canarios


     Alonso Quesada, Domingo Rivero, Tomás Morales, Lázaro Santana, Dostoievski, Fray Luis de León, tu pasión por López Botas y otros.... Estos fueron tus penúltimos compañeros de viaje. Fueron tu pasión cuando el tiempo se puso de tu lado y te permitió el disfrute de lo que siempre quisiste y nunca pudiste. 
   Vocación autodidacta como Miguel Hernández, siempre te quedó el desconsuelo de ser humanista, me contabas tus clases con Joaquín Artiles, tus visitas a eruditos de la cultura canaria. Fuiste un humanista, aunque nunca se reflejara en un papel, pero no hace falta título para ser humanista. Te quedó la satisfacción de tus hijos, de los que presumías con orgullo diciendo  que eran auténticos humanistas, y ¿no te dio por pensar que eso lo heredamos de ti?
   Que tus libros, tu música, tus amigos pintores iban marcando el carácter de tus hijos humanistas y también de tus hijas que supieron apreciar lo bello. ¿Cuántas veces me recitaste el Yo, a mi cuerpo  de Domingo Rivero? haciendo tuyo el poema porque la edad te permitiía identificarte con los versos del aruquense. Vivías la poesía, la hacías tuya y fuiste capaz de contagiarme, contagiarnos, y te oíamos recitar versos de tus admirados poetas como Fray Luis,
¡Qué descansada vida
la del que huye del mundanal ruïdo,
y sigue la escondida
senda, por donde han ido
los pocos sabios que en el mundo han sido;


      Los que te conocimos sabemos de tu anhelo por huir del mundanal ruido. Y ahora estás ahí descansando, acompañado de tus admirados e ilustres canarios para mi orgullo, nuestro orgullo, pasando de puntillas por la vida como siempre te gustó, como los poetas humildes, sencillos, que tenían en sus labios la palabra justa. No hace falta ser ilustre, no hace falta un nombre dorado y alabado. Solo hacen falta las acciones silenciosas, las que salen del corazón y de esas te sobraban...
      No te voy a decir adiós, porque sé que vas a estar en cada una de mis clases a partir de ahora, acompañándome, yo enseñándote mi pasión por los hispanoamericanos y tú  ayudándome con los escritores canarios.
       Hasta luego, padre.



sábado, 11 de febrero de 2017

Tradición sí, consumismo no


Resultado de imagen


No digáis que, agotado su tesoro,
de asuntos falta, enmudeció la lira;
podrá no haber poetas; pero siempre
habrá poesía.

Mientras las ondas de la luz al beso
palpiten encendidas,
mientras el sol las desgarradas nubes
de fuego y oro vista,
mientras el aire en su regazo lleve
perfumes y armonías,
mientras haya en el mundo primavera,
¡habrá poesía!

Mientras la ciencia a descubrir no alcance
las fuentes de la vida,
y en el mar o en el cielo haya un abismo
que al cálculo resista,
mientras la humanidad siempre avanzando
no sepa a dó camina,
mientras haya un misterio para el hombre,
¡habrá poesía!

Mientras se sienta que se ríe el alma,
sin que los labios rían;
mientras se llore, sin que el llanto acuda
a nublar la pupila;
mientras el corazón y la cabeza
batallando prosigan,
mientras haya esperanzas y recuerdos,
¡habrá poesía!

Mientras haya unos ojos que reflejen
los ojos que los miran,
mientras responda el labio suspirando
al labio que suspira,
mientras sentirse puedan en un beso
dos almas confundidas,
mientras exista una mujer hermosa,
¡habrá poesía!
Cualquier día es bueno para la poesía y para la literatura, si luego a alguien se le ocurre establecer un día para el amor, y en ese día, como hago yo en clase leemos poesía amorosa, pues mejor. Como dice Bécquer:  que haya misterios para el hombre, que haya esperanzas y recuerdos que nos mantengan vivos. Me guardo algo para el día de los enamorados que va a sorprender.

miércoles, 8 de febrero de 2017

Un día inolvidable




Más no se puede pedir, todavía estoy flotando por la tarde de ayer, mejor por el día de ayer. Desde muy temprano llegamos al teatro y empezamos a ensayar, habituándonos al espacio y al lugar. Los nervios se cortaban, pero la alegría, la ilusión y las ganas por empezar eran tremendas. Llegó la hora y las actrices se vinieron arriba. Todo salió muy bien y el público lo agradeció. Nunca olvidaré este día.

viernes, 6 de enero de 2017

Las abarcas desiertas

 Por el cinco de enero,
       cada enero ponía
       mi calzado cabrero
       a la ventana fría.
       Y encontraban los días,
       que derriban las puertas,
       mis abarcas vacías,
       mis abarcas desiertas.




    
Resultado de imagen para imagenes de miguel hernandez

   Nunca tuve zapatos,
   ni trajes, ni palabras:
   siempre tuve regatos,
   siempre penas y cabras.
   Me vistió la pobreza,
   me lamió el cuerpo el río,
   y del pie a la cabeza
   pasto fui del rocío.
   Por el cinco de enero,
   para el seis, yo quería
   que fuera el mundo entero
   una juguetería.
   Y al andar la alborada
   removiendo las huertas,
   mis abarcas sin nada,
   mis abarcas desiertas.

Ningún rey coronado
tuvo pie, tuvo gana
para ver el calzado
de mi pobre ventana.
Toda gente de trono,
toda gente de botas
se rió con encono
de mis abarcas rotas.
Rabié de llanto, hasta
cubrir de sal mi piel,
por un mundo de pasta
y unos hombres de miel.
Por el cinco de enero,
de la majada mía
mi calzado cabrero
a la escarcha salía.
Y hacia el seis, mis miradas
hallaban en sus puertas
mis abarcas heladas,
mis abarcas desiertas.